Lo gratificante de trabajar con familias…

Antes he trabajado supervisando profesionales que enseñan habilidades a niños con autismo pero trabajar con familias es aún más gratificante.

Conocer el contexto de desarrollo del niño, la voluntad y retos de sus familias me permite valorar su esfuerzo y dedicación.

Las madres en particular suelen liderar los procesos y los padres-muchos- suelen sumarse con el paso del tiempo. Y en familias más extensas son los primos, tíos y abuelos quienes, al notar las nuevas habilidades del niño, se involucran y disfrutan de nuevas interacciones.

“Mis familias” tienen niños con autismo de diversos perfiles, son únicos y al mismo tiempo similares. Todos han logrado que sus niños aprendan nuevas cosas y mejoren su comunicación.

Estas madres han aprendido a enseñar, a guiar, a fijar metas y sobre todo a comunicarse mejor con sus hijos. Los padres han aprendido que a veces se puede ser cómplice y otras tantas hay que seguir el ritmo de enseñanza y sumarse en un solo esfuerzo.

No es fácil ser cuidador de una persona con autismo, limitada comunicación y frustración; pero “mis familias” lo hacen con devoción y determinación.

Todo sea por ayudar a sus niños a tener un futuro más luminoso.

Comments are closed.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑