Comportamiento repetitivo en Autismo, cuándo debo preocuparme?

Los comportamientos repetitivos son frecuente motivo de preocupación para los padres de niños con autismo. Hay muchas formas de referirse a ese comportamiento siendo uno de los más comunes “estereotipias”.

Al hablar de comportamiento repetitivo nos referimos a cualquier repetición de movimientos físicos o sonidos, esto puede incluir mover objetos o la repetición de sonidos que no tienen un propósito claro.  Algunas personas llaman a esto “comportamiento autoestimulante” o “autoestimulación” sin embargo el uso de ese término puede sugerir que la función del comportamiento es autoestimularse sin embargo muchas veces no es esa su función.

Todos tenemos comportamientos repetitivos

Es posible que ya hayas escuchado al respecto. Todas las personas solemos tener determinados movimientos como mover los pies al estar quietos, acomodar el cabello sin razón aparente, etc.

Por su parte, las personas con transtornos del desarrollo frecuentemente tienen también comportamientos repetitivos, esto es más prevalente en personas con Autismo. Algunos ejemplos de comportamientos repetitivos son:

  • aleteo de manos
  • golpeteo de cabeza contra la pared
  • balancear su cuerpo
  • girar
  • caminar hacia delante y atras repetidamente
  • alinear sus juguetes
  • girar las ruedas de carros de juguete
  • girar sus juguetes, etc.

¿Cuándo debemos preocuparnos al respecto?

Los comportamientos repetitivos se convierten en una preocupación cuando distraen o compiten con las oportunidades de aprendizaje, cuando interfieren o dificultan las actividades del día a día, cuando daña o afecta a otros y cuando es un comportamiento peligroso que pone en riesgo la integridad de la persona.

Un ejemplo: Un niño que esta muy enfocado en sacudir sus manos en clase y no presta atención a las explicaciones o instrucciones de la maestra va a verse afectado puesto que pierde oportunidades de aprender.  Si ese mismo niño sacude sus manos con mucha intensidad sin fijarse en el entorno puede golpear por accidente a las personas que estén cerca lo cual representará un riesgo para los otros niños. Si sacude sus manos sin fijarse en el entorno puede también hacer caer cosas o hacerse daño al golpear cosas por accidente. En este caso es necesario planificar acciones para ayudar al niño a controlar su necesidad de moverse y de esa forma permitirle que preste atención en clase, esté a salvo y no represente un riesgo para las personas de su entorno.

Cómo tratar el comportamiento repetitivo

Cada caso es diferente. El primer paso es establecer un análisis y un plan de acción. Usualmente el análisis debe estar a cargo de un análista del comportamiento quien observará al niño y establecerá estrategias para ayudarlo.

Este especialista en general intentará identificar la causa del comportamiento, sugerirá acciones preventivas pero también puede identificar posibles comportamientos que remplacen el comportamiento repetitivo. Adicionalmente, un terapeuta ocupacional puede ayudar al niño a seguir sus actividades del día a día y disminuir la intensidad de comportamiento repetitivo.

En todo caso brindar al niño un entorno positivo con actividades relajantes y comunicación clara y respetuosa de qué se espera de él en diferentes entornos puede ser de gran ayuda.

Comments are closed.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑